Un Buen Central

Marc Bartra ha llegado al Betis de Quique Setién para hacer sistema con balón y sostenerlo sin él. Porque su perfil como central no sólo encaja con el modelo de juego de su nuevo entrenador, que lo hace con total naturalidad, sino que además puede ayudarle a dibujar una realidad más sostenible, equilibrada y, por ende, competitiva.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
En su llegada a la Sevilla bética, Setién ha tenido que lidiar con un problema muy evidente: el primer pase. Esta cuestión ha quedado siempre muy bien escenificada en la figura de su mediocentro, Javi García. El ex de Benfica, Zenit o ManCity es un muy buen futbolista. Pero ni tiene la calidad técnica necesaria en una idea tan exigente ni, sobre todo, tiene la velocidad gestual para acometer los retos que le van a plantear los rivales. Recientemente, en Balaídos, Javi García trató de salir de la presión de Nemanja Radoja con un control orientado que le permitiera girarse y, de paso, girar al contrario. Pero ni el primer toque fue preciso ni su cuerpo se movió al ritmo necesario. Y el gol de Aspas tardó sólo dos segundos en llegar.
Sin un futbolista como Roque Mesa o como Lobotka dirigiendo las operaciones, superar las magníficas presiones que plantean los equipos de La Liga le es demasiado complicado a este Betis. La posición escorada de Fabián Ruiz ha ayudado a aligerar ciertos procesos, haciendo más ancho el campo y trazando una línea de pase más simple, pero no siempre es suficiente. Se necesita más.
Y es aquí donde Bartra entra en juego. El catalán tiene calidad para pasar, lanzar o conducir y domina todos los conceptos asociados a estas cuestiones: encontrar al hombre libre, crear líneas de pase, atraer para soltar, dividir atenciones… Sus pases construyen sistema, resuelven retos y se cobran riesgos mal medidos. Es decir, pura escuela Barça. Por eso su presencia debe reconfigurar el circuito de salida del conjunto bético, aliviando así la carga que viene “padeciendo” Javi García y, quizás, matizando la idea de juego que se viene ejecutando. Sobre todo porque, además de lo que haga con balón, Marc Bartra trae consigo la posibilidad de anticipar constantemente a muchos metros y de, por supuesto, corregir situaciones límite a campo abierto, con lo que ello supone a la hora de tomar decisiones, manejar alturas y cerrar posiciones.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Tras una experiencia en Dortmund que parece más positiva en el fondo que en la forma, Marc Bartra puede estar ante su momento de ofrecer el mejor nivel de su carrera. Continuidad va a tener, responsabilidad también. A sus 27 años ha llegado a un club que está deseando corresponderle. Pero el primer pase debe ser suyo.
Avi García me encaja más de central que de mediocentro en esta idea (al estilo Javi Martinez en el Bayern de Pep). De hecho, ahora con la lesión de Feddal lo suyo sería traer a un mediocentro. Y si no, Andrés Guardado podría hacer esa labor perfectamente. Por cierto, igual pedir la cesión de Rubén Pardo otra vez tiene más sentido con Quique Setién

La inteligencia

Futbolistas con la calidad técnica y la capacidad física de Manu García hay a patadas en nuestro fútbol. No sólo en Primera División o incluso en Segunda, sino también en esa compleja Segunda B de la que es tan difícil escapar para muchas ciudades, clubes, técnicos y jugadores. Y esto el primero que lo sabe es el propio Manu García.
Antes de llegar a Vitoria, su carrera había transcurrido sin altos ni bajos. Misma categoría y mismo grupo para un futbolista que se había formado en Zubieta y que luego pasaría por Irún, Eibar y Logroño. Pero en Mendizorroza todo cambió. Y lo hizo a lo grande. Llegó al Alavés con 26 años, se hizo un hueco de inmediato con Natxo González, ascendió en su primera temporada, se consolidó en Segunda sin problemas, fue clave con Bordalás desde el primer día y, gracias a otro ascenso como campeón, debutó en Primera División con 30 años marcando en el minuto 89 el gol del empate en el Calderón ante todo un vigente finalista de la Champions League.
Y todo esto lo hizo siendo el mismo jugador que era en Segunda B.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Pero en el nivel de un futbolista no sólo influye lo más evidente, lo más apreciable. Más allá de la calidad técnica y la capacidad física está la virtud que articula, potencia o limita el resto de condiciones, la inteligencia. Porque comprender el juego, hoy en día, también marca muchas diferencias. Y el caso de Manu es uno evidente.
De estos futbolistas a menudo se suele decir que son una extensión del entrenador sobre el campo, pero a menudo son más que eso, que un anexo. Porque en el fútbol todo cambia en cada jugada y en cada segundo. Hay patrones, estructuras y sistemas, desde luego, pero todos ellos son dirigidos por personas que, además, no utilizan las manos para ello, sino los pies, lo cual convierte este juego en un deporte maravilloso. Y es ahí donde el talento para interpretar lo que está pasando ofrece una ventaja competitiva a ciertos jugadores. Manu es uno de ellos. Y el Alavés se aprovecha constantemente de esto. Su capacidad para acosar rivales, eligiendo cuándo y cómo presionar, le está permitiendo al Pitu Abelardo frenar la mayoría de secuencias ofensivas rivales incluso antes de que su defensa tenga que intervenir. Su talento para el pase sencillo, útil y práctico desahoga constantemente a un equipo que quiere atacar rápido pero que no se puede permitir ciertas pérdidas, como nos contaban Borja de Matías y Jon Zubillaga recientemente en Cáprica. Y, por último, su condición de llegador, detectando siempre qué espacio vacío atacar y en qué momento justo hacerlo, añade una variante ofensiva más a un Deportivo Alavés al que goles nunca le sobran.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Manu García es eso, un futbolista que intuye, piensa y decide para beneficio constante de los que sí pueden brillar desde un registro más técnico o físico. Es, en definitiva, el Alavés de Natxo González, de Pepe Bordalás, de Maurizio Pellegrino y del Pitu Abelardo.

Cristiano a Zidane

La temporada de Cristiano Ronaldo no está siendo buena. Pero la pasada, en la que terminó firmando la recta final más resolutiva de la historia de la Champions League, a estas alturas no estaba siendo mejor. El fenómeno portugués, como él mismo ha reconocido en una entrevista reciente, ha perdido capacidades, pero también es cierto que la experiencia le enseñó a aprovechar mejor las de sus compañeros. Por eso, su insuficiente rendimiento no está teniendo la raíz en lo individual -que no es solucionable-, sino en lo colectivo, donde su entrenador sí podría echarle un cable. La prueba, que siempre que el Real Madrid fluye en un partido, al aficionado más frío del fútbol se le viene el pensamiento de que Cristiano Ronaldo va a volver a hacerlo en el momento de la verdad.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Anoche, su actuación fue fantástica. Y revisando el archivo, también se contó como pico en esta campaña suya el envite contra el Sevilla FC. En ambos casos, Zidane optó por un 4-2-4 simétrico con Kroos y Modric en el doble pivote y Lucas Vázquez y Marco Asensio atacando los costados. Resulta importante señalar también que lo hizo contra rivales con la costumbre de llevar la iniciativa en el juego y que en ambos encuentros el Madrid se adelantó en el marcador antes del minuto tres. Y en dicho contexto, el gran goleador disfrutó de los siguientes tres puntos:
1. La posibilidad de contraatacar. La transición defensa-ataque de los blancos está muy lejos de representar el peligro de la era de Mourinho, pero poder correr, poder moverse en espacios abiertos, es, ante todo, oxígeno emocional. El Madrid está escaso de energía mental porque todo le está costando muchísimo esfuerzo durante este curso, y de ahí que abrir cerrojos le genere pesadumbre. Atacar con espacios, aunque sin Bale no posea la velocidad para explotarlos, permite sumar acciones positivas con mayor facilidad y repercute en la confianza de, entre otros, Cristiano. Volviendo al ejemplo de la Real Sociedad, no sólo marcó un hat-trick, sino que completó cuatro regates cuando su media en esta 2017/18 está en 1,1.
2. Un Madrid instalado arriba. Disponer de extremos fijos en banda, extremos que además tienen la capacidad de permutar posición con sus laterales, favorece, precisamente, el juego de Marcelo y Carvajal, que son quienes cargan mayor peso en los ataques del equipo. Disponer de líneas de pase permite al brasileño y al español optar por soluciones distintas al centro precipitado al área que dan tiempo al colectivo para subir metros juntos, prepararse para la transición ataque-defensa y, de esa manera, dominar la segunda jugada. Cristiano, un maestro moviéndose en las segundas jugadas para encontrar los espacios que surgen en estas, crece de este modo.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
3. La compañía en el área. Aunque en el 4-3-1-2 Cristiano goza de la misma compañía teórica en el área que en el 4-2-4 (el otro delantero) o el 4-3-3 de la BBC (Benzema o Bale), en la práctica no es así. Cuando el Madrid no ocupa las bandas con hombres fijos (es decir, cuando forma el rombo en el centro del campo), uno de los dos puntas se ve forzado por norma a caer en un costado y abrir el campo. Más allá de que la eficacia de este movimiento no es alta porque ni Benzema ni Cristiano son amenazas peligrosas encarando a laterales preparados a día de hoy, el hecho es que sus rutinas se entremezclan con esa obligación y quien se queda en la zona de remate se ve sobremarcado por la pareja de centrales y un portero que sólo tiene que atender a un finalizador. En el 4-2-4 o el 4-3-3 de la BBC, es decir, con extremos en su sitio, Cristiano nunca está solo en el área, las atenciones se dividen y él gana margen de maniobra.

Basta con Griezman¿?

Lo más interesante que pasó en La Rosaleda, en el duelo que mantuvieron Málaga y Atlético de Madrid, ocurrió en el primer minuto del partido. El Atlético se adelantó y comenzó a desarrollarse un contexto de dificultades para ambos, sobre todo para el Málaga de José González, que expuso de manera fiel los problemas de creatividad que presentan los boquerones. Construir juego les fue muy complicado a ambos, que apenas produjeron situaciones de peligro en toda la tarde. En ningún momento se apreció que uno y otro podían acelerar ni dominar.
Y eso que Simeone viajó a Málaga con la intención de vivir permanentemente en campo contrario. Con las bajas de Godín y Savic, con Giménez y Lucas defendiendo arriba, Filipe Luis en el costado izquierdo, Koke en banda y Griezmann en apoyo, el ‘Cholo’ sumó cinco centrocampistas en la medular. Su plan era mantener la pelota y templar el choque, que podía intuirse intenso por las necesidades locales. De esta disposición rojiblanca deben destacarse algunas cosas.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
La primera residió en un recuperado intervencionismo por parte del crack francés, que jugó como un verdadero centrocampista, rememorando los inicios de la temporada 2016-2017. Junto a muchos posibles socios, y con Costa y Vitolo tratando de profundizar y ampliar a lo ancho el terreno, el Atlético de Griezmann, desde la intención, abrió el camino del pase corto y la superioridad por dentro. De manera real no pudo materializar ese dominio en ocasiones de gol, salvo en el último tramo de la primera parte. No se contaron paradas de mérito por parte de Roberto pero sí que logró el Atlético tener continuidad en ataque y negar la transición a los malaguistas.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Lo que sucedió enfrente fue más problemático, sobre todo por la escasez de recursos que transmitió el Málaga por el carril central, sobre todo por el escalón intermedio. En el primero, Ignasi Miquel y Luis Hernández sí mostraron iniciativa y frecuencia, mientras en el último, En-Nesiry e Ideye, aunque muy desasistidos, sí podían ofrecer cierta movilidad y ruptura. Fue en zona de elaboración, con Iturra y Adrián, donde más sufrió el Málaga, al que, de forma literal, le costaba sumar tres pases consecutivos en campo contrario. Los de José González apenas podían conectar piezas para generar caudal ofensivo, un problema que no logró solucionar tampoco en la segunda mitad. Así, con marcador a favor y con Griezmann enchufado, Simeone sumó otro ‘1-0′ en esta Liga.
Se puede criticar el juego del Atléti. Pero la verdad, lo que esta cumpliendo una temporada mas el cholo es tremendo. Cierto, hubo el fracaso en champions, la decepción en copa del rey y creo que nunca los anos anteriores el Atléti hubiera sido remontado ante el Chelsea, Sevilla o Girona como esta temporada. Del otro lado, el cholo hizo de este equipo una bestia competitiva, que sabe muy bien a que juega, que vive del alambre y eso, desde hace 6 temporadas!!!!!!!! No es casualidad, es realidad y el resultado del trabajo loco del cholo. Este equipo lleva un par de anos jugando y ganando así.